News

Contact

En plena era de la instantaneidad, de las redes sociales y de la interconexión, todo cuenta para definir una imagen profesional. Esta no solo corresponde al mundo offline, también a lo que aparece Facebook, Twitter, o cualquier página web. La definición de lo que somos, en parte, está configurada por todo aquello mostrado en ese escaparate virtual. Algunas marcas cuidan estos detalles al milímetro, y gracias a ello han conseguido hacerse con un perfil digital único. No es fácil conseguir que algo tan común, como puede ser una manzana mordida, se convierta en un icono reconocido mundialmente y, además, vinculado a la excelencia. Sin embargo, en ocasiones sucede.

A menudo se hace la analogía de que Internet es como un gran océano interconectado. Pero nosotros, los navegantes, no podemos limitarnos a transitar por él sin más. Sus inhóspitas aguas no siempre están tranquilas: a veces, garantizar la seguridad es un verdadero problema. Es como el juego del gato y el ratón. Mientras que los ciberatacantes desarrollan técnicas cada vez más sofisticadas para hallar vulnerabilidades, los expertos en seguridad construyen escudos más infranqueables. Existen muchas barreras, pero una de ellas, hoy día fundamental, no es otra que el certificado de seguridad SSL.

La historia de la informática no podría comprenderse sin la evolución en los soportes de almacenamiento de datos. Tarjetas perforadas, cintas magnéticas, disquetes… Lejos quedó aquella tecnología en la que ni siquiera se podía almacenar una canción en formato MP3. Y aunque parezcan más recientes, el CD, el DVD o incluso el Blu-ray ya tienen los días contados, ahora todo ha cambiado. Actualmente no es necesario preocuparse de si un ordenador tiene capacidad suficiente para almacenar información. Ni siquiera por el deterioro físico de los dispositivos: todo estará disponible en servicios como Dropbox, Drive o OneDrive, entre otros. Pero, ¿cómo es posible? Por una sencilla razón: gracias a la cloud technology.

La biometría forma parte de nuestra vida

Conviértete en un verdadero Ninja Digital

Tuesday, 27 March 2018 00:00

Uniendo nuestras fuerzas con Jidoka

Uniendo nuestras fuerzas con Jidoka

Si por algo se caracteriza esta era es por el imperio de las fake news y del bulo en la red. Durante años, Internet fue un lugar donde obtener información de calidad no resultaba una tarea costosa para el usuario, pues había lugares de confianza que podían tener una línea editorial de un signo político u otro, pero era relativamente fiel a la verdad.

El ser humano lleva décadas soñando con la robótica avanzada, esa que en un futuro pueda sustituirnos laboralmente y en las tareas cotidianas más pesadas. Últimamente estamos comprendiendo que la magia de los robots no radica en su físico antropomorfo, sino en lo que potencia sus “pensamientos”.

La forma en que las personas se relacionan y hacen uso de la tecnología, y en concreto de la informática, no ha dejado de cambiar desde hace poco más de 30 años, momento en que los ordenadores dejaron de pertenecer en exclusiva a empresas para llegar a los hogares de la mano de Apple, IBM o Commodore.

El mundo de las finanzas no se ha caracterizado tradicionalmente por ser muy sensible a los cambios en la sociedad, es decir, ha sido común que, en muchos casos, ciertas novedades tecnológicas lleguen y se expandan, para que luego, de forma lenta, la industria financiera las adapte a sus intereses. Ha sido así hasta los últimos años, donde han comenzado a producirse profundos cambios que están alterando el funcionamiento de las empresas por dentro y en relación con sus clientes. Un ejemplo de aprovechamiento rápido y efectivo es el blockchain o cadena de bloques.

S5 Box